Smile? Yes, please

Hace unos días me pasó algo que me sorprendió. Haciendo la compra semanal, en uno de los pasillos de supermercado me paró una señora y durante 10 minutos estuvo admirando a mi hija, diciendo que era preciosa repetidas veces. Recuerdo que yo sonreía pero me sentía un poco incomoda por la insistencia de la señora que yo no conocía. Yo no hacía más que pensar que era todo demasiado bonito, que esa persona era demasiado encantadora. Cuando llegué a casa me sentí mal pensando que debería haber estado agradecida en vez de incomoda. La señora sólo estaba siendo amable con una madre que tiene una niña preciosa en un supermercado lleno de gente.

No estamos acostumbrados a que personas que no conocemos sean amables con nosotros. Nos sorprende que un extraño haga algo bueno por nosotros. ¿No debería ser lo normal? ¿Por qué estamos acostumbrados a ignorar y ser ignorados?

¡Propongo un mundo lleno de sonrisas y personas amables sin razón!

Sonríe, confunde a las personas.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s